El Señor de los Ejércitos Está con Nosotros

Imagínate vivir en una ciudad amurallada que está siendo invadida por un ejército extranjero. Los soldados están caminando alrededor de los cuatro lados de la ciudad haciendo una estrategia para atacar. Ya han cortado las fuentes de comida y agua. Estás mirando al prospecto de morir o de convertirte en esclavo. Cuando lancen su ataque, tú y tu familia serán sujetos a una maldad incalculable. La ruina inminente consume las mentes de la ciudad entera, pero todo lo que puedes hacer es sentarte y esperar. Eres forzado, por las circunstancias, a estar a la defensiva. Tu destine esta fuera de tu alcance. ¿Puedes sobrevivir a tu enemigo?

No sabemos el exactamente los detalles históricos alrededor del Salmo 46, fueron escritos para aquellos bajo asedio. Este es un Salmo de consuelo para todos los que se encuentran acosados en lugares de la tierra donde hay guerra o a esos bajo circunstancias personales desastrosas o esos en pesadillas emocionales que parecen no acabar.

El salmo abre con un destello de luz hacía la ruina y desesperanza de la situación:

Salmo 46:1 NTV

Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza;
siempre está dispuesto a ayudar en tiempos de dificultad.

Durante la toma de Viena en 1529, este Salmo inspiró a Martin Lutero a escribir su inmortal himno de la Reforma “Castillo Fuerte Es Nuestro Dios.” Tal vez estemos “en” problemas, pero nunca estaremos afuera de su cuidado. Nuestros recursos tal vez no duren, pero su fuerza si.

El mensaje en los versos 4-7 paralela la visión del cielo que dejó grabada Juan en el libro de Apocalipsis. Arriba del tumulto de los desesperados conflictos terrenales, hay una ciudad inmaculada. Nuestro mundo puede ser caótico, pero el suyo no lo es. Este salmo levanta nuestra atención de lo que está bajo asedio a la eternal ciudad de Dios y nuestra definitiva esperanza de hogar.

Salmo 46:4-7 NTV

4 Un río trae gozo a la ciudad de nuestro Dios,
el hogar sagrado del Altísimo.
Dios habita en esa ciudad; no puede ser destruida;
en cuanto despunte el día, Dios la protegerá.
¡Las naciones se encuentran en un caos,
y sus reinos se desmoronan!
¡La voz de Dios truena,
y la tierra se derrite!
El Señor de los Ejércitos Celestiales está entre nosotros;
el Dios de Israel es nuestra fortaleza.

El séptimo verso debe calibrar nuestros corazones independientemente del asedio sobre nuestras vidas. ¡El Señor está con nosotros! Y con su presencia viene también los ejércitos celestiales. Tu Padre Celestial haciendo uso de todos los recursos celestiales para luchar a tu favor. Corre hacia Él. Él es tu refugio. Él es también tu capaz defensor y protector.

Señor, en esta temporada, mi alma quiere hacer todo menos estar tranquila. Siente como si la mayor parte de mi vida este bajo asedio. Pero tengo esperanza hoy por tu constante presencia en mi vida. Encuentro seguridad en el resguardo de tu presencia. Encuentro seguridad y confianza en tu refugio y defensa. Hoy, elijo descansar en ti.

Bryan Jarrett

Bryan Jarrett

Pastor Principal