Grande Es Tu Fidelidad

¿Cómo procesas la fidelidad de Dios en momentos donde no ves los resultados que comprueban que Él es fiel? ¿Cómo definimos fidelidad? Ser fiel es una característica de Dios. Fidelidad no es algo que Él hace, sino quien Él es. ¿Es justo entonces definir a Dios por nuestras experiencias? ¿Definirlo por oraciones contestadas o sin contestar? ¿Qué es lo que haces cuando no puedes reconciliar la realidad de la vida con las palabras que la Biblia ofrece acerca de la fidelidad de Dios? Él, o es fiel, o no lo es; no hay un punto medio, solo absolutos para el creador del universo, tiempo y espacio. Si usamos el argumento de que cuando todo sale bien en la vida, solo entonces Dios es fiel; tendríamos que concluir que cuando recibimos un diagnóstico devastador, cuando el despido llega, o cuando nos llega esa llamada en medio de la noche con malas noticias acerca de nuestro joven adulto hijo… en esas situaciones, Dios NO es fiel. Si esta es nuestra manera de acercarnos al carácter de Dios, entonces el carácter de Dios es servil a nuestras experiencias de vida. Este no es el Dios de la Biblia. Dios, como lo describe la Biblia, es santo. Dios es justo. Dios es lleno de gracia. Dios es bueno. Dios es soberano. Dios es omnipresente, omnisciente, y omnipotente. Dios es piadoso. Dios es paz. Dios es amor. Dios es fiel.

El escritor de Lamentaciones describe en vívidos detalles el horror de Jerusalén durante la cautividad Babilónica. En medio de esta narrativa histórica peligrosa, el escritor se aleja de las descripciones expresivas con un recordatorio, en Lamentaciones 3:23, que Jehová es fiel y Su misericordia es nueva cada mañana.

23 Grande es su fidelidad;
sus misericordias son nuevas cada mañana.

Ya nos hemos encontrado en el lugar del escritor o algún día así será. Ese lugar donde los eventos de la vida te causan preguntarte acerca del carácter de Dios. ¿En verdad me ve? ¿Sabe lo que está pasando? ¿Si quiera se preocupa? Creo que el escritor de Lamentaciones nos da un plano de como navegar esa temporada.

Honestidad en la Realidad.

El escritor no minimiza el dolor de la presente realidad. El es muy transparente con sus emociones de dolor, remordimiento, responsabilidades personales y corporales, mal trato de los Babilónicos, y muerte. Debes de ser honesto con Dios acerca de tus presentes circunstancias y sentimientos. Dile que tan mal te hace sentir el asunto. Pide que te enseñe en donde está Él en medio de tu quebranto. Recuérdale de Sus promesas. Honestidad es igual a proximidad. Hay un acercamiento a Dios, quien redime y restaura nuestro quebranto y lo hace todo nuevo, cuando somos honestos y transparentes con Él.

Busca Su Provisión de Gracia (nueva cada mañana).

 Los editores Keil y Delitzch hacen referencia al renuevo de gracia y de la fidelidad de Dios en su comentario del Antiguo Testamento.

“La esperanza es basada en la gracia de Dios, la cual está basada en su compasión. Es la prueba de gracia de Dios que es nueva cada mañana. Estar consciente de este constante [nueva cada mañana] renuevo del favor divino [gracia de Dios] nos obliga a exclamar en oración “grande es Su fidelidad.”

No hay mejor tiempo para mirar la gracia renovada de Dios en tu vida que durante este tiempo de ayuno. Mientras recalibras tu corazón con el corazón de Dios, medita en su fidelidad en tu vida. ¿Qué comprueba la gracia de Dios en tu vida? Cuando meditas en Su gracia en tu vida, verás Su fidelidad.

Mis hijos y yo recientemente hicimos este ejercicio en Año Nuevo. Mientras procesábamos el 2017 y mirábamos la fidelidad de Dios, la prueba de su gracia nos sobrevino. Para nosotros personalmente, la fidelidad de Dios nunca había sido tan evidente como cuando vimos a la gente que se volvió las manos y pies de Jesús. No solo nos preparó con relaciones interpersonales, pero esas relaciones nos ayudaron a sostenernos y cargarnos. Dios también nos señaló la dirección en la que debíamos de ir vez tras vez.

“Su bondad no depende de nuestra situación. Si ese fuera el caso, yo tendría el poder para dar y quitar la misma bondad de Dios. El sería sujeto a mí, y ese no es mi Dios.”

-Gentry Lynn Burton

No solo es Su bondad no dependiente de mi situación, pero tampoco Su fidelidad. Dios demostró su fidelidad en Jesús. En Su obediencia, Jesús reveló el pináculo de su fidelidad a la voluntad de su Padre (Heb 3:2, Apo. 1:5) en la cruz. Y el Espíritu Santo nos dirige a Jesús (John 15:26) como nuestro ejemplo de fidelidad.

Oración: Padre, hoy oro que veremos y conoceremos tu fidelidad en nuestras vidas. Espíritu Santo, te pido que reveles la verdad de las pruebas de la gracia de Dios en nuestras vidas cuando meditamos en tu palabra y esperamos en tu presencia. Amén.

Taylor Dufrene

Taylor Dufrene

Pastor Asociado