Esfuérzate y Sé Valiente

Recientemente, muchos de nosotros estuvimos en choque porque una niña de diecisiete años fuer fuerte y actuó con valentía. Saltó de una ventana en la casa de sus padres y usó un celular desactivado para llamar al 911 y reportar abuso. Algunos de sus 12 hermanos estaban encadenados a muebles y estaban en deplorables condiciones, las cuales las autoridades describieron como una cámara de tortura. Los hermanos tenían entre las edades de dos a veintidós años.

¿Puedes imaginarte el miedo de esa niña mientras pensaba y planeaba?, ¿mientras escapaba de su hora?, y después al hacer esa llamada mientras se preguntaba ¿si las autoridades le creerían? Pero lo hizo. Sacó fuerza y valentía, sobrepaso el miedo y ahora ella y sus hermanos encuentran nueva libertad y esperanza por una vida que pueden elegir.

¿Qué la llevó a tal acción? ¡Posiblemente la desesperación activada por la ira y el hambre! Tal vez se dijo a sí misma, “Tiene que haber algo mejor que esto,” o “¡Esto no está bien!”

Algunas situaciones o circunstancias que a veces inician actos de valentía son: desesperación, miedo, enojo, necesidad, maltrato o deseo. De la misma manera, puede que sean: visión de algo mejor, o una promesa o entendimiento de lo que viene.

La valentía a la que se refiere Deuteronomio 31:6, está orientada al futuro. Sí, algunas veces tenemos valentía para enfrentar nuestro pasado, pero es con la esperanza de un futuro más libre, más sano, más positivo y productivo.

¡Así que sé fuerte y valiente! No tengas miedo ni sientas pánico frente a ellos, porque el Señor tu Dios, él mismo irá delante de ti. No te fallará ni te abandonará». Deut 31:6 NTV

Moisés al hablar aquí, le estaba diciendo a Josué que Dios había revelado lo venidero. Era una profecía acerca de lo que vendría. Era específico, “El Señor destruirá las naciones… El Señor te entregará esa gente en tus manos…” La promesa no era condicional, era concisa y clara. ¡El Señor LO HARÁ!

Northplace, continuemos levantándonos como “un ejército” de Dios porque Él ya ha hablado, porque Él ya ha prometido, porque Él le ha dado a nuestro pastor, a nuestros líderes, y a nuestra iglesia, su palabra acerca de ser una iglesia que es un “agente de cambio,” una iglesia que influencia y altera nuestra comunidad, nuestros vecindarios y sí, el mundo.

Para ti personalmente, ¿que ha hablado Dios a tu corazón? ¿Qué palabra tienes que Él te ha hablado? Algo acerca de tu futuro, una esperanza o una promesa que sería un milagro – que posiblemente cambien tu vida, restauren una relación o te den libertad.

Escucha esa pequeña voz que susurra: “¡ESFUÉRZATE Y SE VALIENTE!” Toma la promesa y ve la victoria que Dios ha puesto delante de ti.

Algunas veces la valentía es tomar el primer paso aun cuando no puedes ver la meta, ¡pero cuando tienes la palabra de Dios, en fe, puedes ver el final aun antes del principio!

“La fe es la confianza de que en verdad sucederá lo que esperamos; es lo que nos da la certeza de las cosas que no podemos ver…” Hebreos 11:1

¡Valentía es fe en acción!

¿Quién puede detener al Dios Todopoderoso?

Danny De los Reyes

Danny De los Reyes

Pastor - Comunicaciones y Experiencias