Dios Hace Que Todas Las Cosas Cooperen Para el Bien

A través de los años, Kara y yo hemos tenido oportunidades de dirigir grupos para adolescentes y jóvenes adultos.  Durante nuestras enseñanzas, hay algunos temas o preguntas que siempre salen a relucir. Uno de ellos es que hacer en la vida cuando todo se complica o cuando no entendemos por qué pasan las cosas. Es una pregunta honesta que todos enfrentamos de tiempo en tiempo. Pasamos por altibajos y tendemos a exagerar más el valle que pasamos que la cima de la montaña.

Si has sido parte de Northplace por el último año, entiendes que 2017 fue un año increíblemente duro para nuestra iglesia. Fue un año que nos forzó a totalmente confiar en Dios y en su fuerza por todas las dificultades que pasamos. Aun así, 2017 fue uno de los años más exitosos de ministerio que Northplace ha experimentado en sus 97 años de existencia. Experimentamos crecimiento numérico, crecimiento financiero y más importante, crecimiento al alcanzar más personas para el reino de Dios, por medio de los ministerios de esta iglesia; más que en cualquier año pasado.

¿Entonces, cómo podemos mediar los valles con las montañas de la vida? ¿Cómo celebramos victorias en nuestra vida cuando sabemos que hemos pasado por tragos amargos?

Romanos 8:28 – “Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos.”

Quiero estar seguro de que veas algo en la escritura antes mencionada, una escritura que tal vez ya hemos visto muchas veces. El verso no dice que todas las cosas son buenas. Sería insensato pensar que todas las dificultades en nuestras vidas son buenas y que vienen de Dios. Dice que, “Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman…” Él y solo Él es capaz de tomar las cosas malas de nuestra vida e en su sabiduría integrarlo a las otras partes de nuestras vidas, trayendo así sanidad y esperanza mientras avanzamos adelante.

Años atrás leí un artículo de la Asociación Billy Graham acerca de este tema; usaban la sal como una lección. La sal común esta químicamente compuesta de Sodio y Cloro. Ambas sustancias por si mismas son venenosas, pero cuando las combinan, en la fórmula correcta, es usado para sazonar nuestra comida y ayudarnos a mantener un balance químico saludable en nuestros cuerpos. Nuestros cuerpos necesitan una cierta cantidad de sal para mantenerse saludables y funcionar. La combinación de lo que puede ser peligroso para nuestra salud, si se toma por separado, termina siendo lo que necesitamos para permanecer saludables.

Aplica esa lección al contexto de nuestras vidas. Todos tendremos grandes pruebas en nuestra vida, pero Dios puede usar esas pruebas junto con nuestras victorias para traer sanidad y esperanza para casa uno de nosotros.

Toma un momento hoy para orar y pedirle a Dios que continúe su trabajo en ti. Toma valor sabiendo que Dios ve y entiende las pruebas por las que pasas y puedes confiar en Él para que las use para tu bien. Tal vez parezca imposible en este momento, pero puedes confiar en su fidelidad.

Shane Gore

Shane Gore

Pastor Ejecutivo - Finanzas y Administración