En El Día de Angustia

Salmo 50:15

El día de angustia, ¿que será eso para ti? ¿Será una o todas las calamidades que le llegaron a Job? ¿Será el sentido de estar solo que sobrecogió a Elias después de la gran victoria del fuego descendiendo del cielo? (1 Reyes 18 & 19). ¿Será lo ordinario, la rutina diaria que parece que tomamos dos pasos adelante y uno atrás? ¿El origen tal vez será de la salud o financiero? ¿O tal vez es uno de tus hijos a quién has etiquetado como problema? (Solo opino)

El problema está definido individual y personalmente, pero no importa como lo defines, usualmente viene sin aviso y sin pedir permiso. Nunca el problema es una experiencia que solo ocurre una vez. Considera los problemas de José. Si, pero no olvides los años en que fue reverenciado, exaltado en Egipto, luego con una reunión familiar y la preservación de Israel que resultó por medio del plan de Dios.

Presencia – Dios Ya Está Ahí Cuando El Problema Llega

¡No hay lugar al que vayas que Dios no te haya precedido! ¡En su infinito sentido del tiempo, Él ya está ahí! ¡Aún en el problema! Él no está sorprendido por lo que tu enfrentas.

“Nunca te dejaré…” (Josué 1:5)

“No temas ni desmayes. Porque yo el SEÑOR tu Dios estaré a donde tu vayas.” (Josué 1:9)

“No temeré el mal, por cuanto tu estás conmigo…” (Salmo 23:4)

Preferencia – El Deseo De Dios

En la mayoría del Salmo 50, Dios está diciendo, estoy viendo tus sacrificios pero “el único sacrificio que yo quiero es que tu seas agradecido y mantengas tu palabra.” (Vs. 14)

Agradecimiento es reconocer que Dios nos ama, es supremo, soberano y Él está trabajando Su plan para ti y en ti.

“Den gracias en todo, porque ésta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús.” 1 Tesalonicenses 5:18

“Por lo tanto, por medio de Jesús, ofrezcamos un sacrificio continuo de alabanza a Dios, mediante el cual proclamamos nuestra lealtad a su nombre.” Hebreos 13:15 Ofrecer un “sacrificio de alabanza” es el resultado de ser intencional, no solo guiarnos por nuestros sentimientos. Alabar a Dios enaltece a Dios, le honra, o como el Salmo 22 lo indica, Él habita en las alabanzas de su pueblo.

Promesa – Dios Responderá Si Le Clamamos

“Luego llámame cuando tengas problemas, y yo te rescataré, y tú me darás la gloria».” (Salmo 50:15) Cuando el día de angustia nos encuentre, Dios nos alienta a darle gracias, alabarle y llamarle.

El verso 23 promete esto, “El que sacrifica alabanza me honrará; y al que ordenare su camino, le enseñaré la salud de Dios.”

Permítame parafrasear: “Esos que dan sacrificio de agradecimiento (alabanza) me honran, y para ser sin mancha (perdonado) Yo mostraré mi salvación (liberación).”

En cara a tus problemas, declara las palabras de esa canción de alabanza:

“A El, mi alma entrégate

Las olas le conocen bien”

(It Is Well/Todo Está Bien – Bethel Music)

-Pastor Derrill Sharp