Ascendente: Volarán Alto, Como Con Alas de Águilas

Isaías 40:28-31Nueva Traducción Viviente (NTV)

28 ¿Acaso nunca han oído?
¿Nunca han entendido?
El Señor es el Dios eterno,
el Creador de toda la tierra.
Él nunca se debilita ni se cansa;
nadie puede medir la profundidad de su entendimiento.
29 Él da poder a los indefensos
y fortaleza a los débiles.
30 Hasta los jóvenes se debilitan y se cansan,
y los hombres jóvenes caen exhaustos.
31 En cambio, los que confían en el Señor encontrarán nuevas fuerzas;
volarán alto, como con alas de águila.
Correrán y no se cansarán;
caminarán y no desmayarán.

Este pasaje fusiona un mensaje de esperanza e inspiración. Ha sido el fundamento de miles de sermones y cientos de canciones. En diferentes temporadas de mi vida, ciertas frases y promesas sobresalen más que otras. En esta temporada, de todo el simbolismo en este pasaje de la Escritura, el que más ha capturado mi atención es la imagen de una águila con sus alas abiertas volando en una corriente ascendente.

Entre las fisuras y peñascos de los picos montañosos, aire caliente asciende. Esas burbujas de aire ascendente también son conocidas como termales y es en estas corrientes de aire caliente en que las águilas se ven mas majestuosas. Es en esas corrientes termales que las águilas no tienen que volar; simplemente abren sus expansivas alas y fluyen. Alcanzan altitud y planean sin esfuerzo.

En este pasaje, Isaías pinta esta vívida imagen de una persona o un grupo de gente, quienes han dado todo lo que tienen. Están física, espiritual y emocionalmente drenados en cada sentido, pero en la desesperación de ellos el profeta da esta promesa: Si ponemos nuestra confianza en el Señor encontraremos fuerza supernatural. Es una fuerza que viene de fuera… más allá de nosotros… por debajo de nosotros. El punto: No somos nosotros. No es natural. Es la sobrenatural ascendente corriente de gracia divina.

Por medio de esta gracia sobrenatural, podremos correr y no fatigarnos; caminaremos las largas distancias que la fe requiere sin desmayar. Si dejamos todo y confiamos en el completamente, hay una fuente sobrenatural de gracia que nos moverá de la lucha a la sobrevivencia a la elevación por medio de la provisión divina.

Hay momentos en la vida cuando te encuentras exhausto bajo el peso de problemas, circunstancias, dolor, y retrasos. También hay ocasiones en las que estamos desgastados por las consecuencias de nuestro propio pecado y estúpidos errores. No importa cuál sea la causa de tu desgaste y cansancio, el profeta promete que la gracia sobrenatural es suficiente. Nos levantará desde abajo y nos cargará si solo confiamos en él lo suficiente para extender nuestras alas.

Muchos lo hemos intentado por nuestros propios esfuerzos. Nos parecemos más a un colibrí que a un águila. Aleteamos más rápido de lo que nuestros ojos pueden ver, como si sobrevivir esta temporada dependiese de nuestro esfuerzo. Aleteamos y aleteamos y aleteamos, pero no vamos a ningún lado. En Isaías 40, Dios dice yo voy hacer algo en tu vida, para recibirlo tú no tendrás ni que aletear; simplemente tienes que extenderte y usar mi corriente ascendente para elevarte. Él te desafía a confiar en Él. No se encuentra en el tratar sino en el confiar. No es en el correr sino en el descansar.

31 los que confían en el Señor encontrarán nuevas fuerzas;
volarán alto, como con alas de águila.

Señor Jesús, ¿puedes traer una postura a mi corazón inclinada hacia un nuevo lugar de rendimiento? Quiero quererte más. Mueves mis afecciones por ti. Reenciende la devoción de mi corazón. Llévame a un lugar de humildad, quebrantamiento y confianza. Quiero verte desde una diferente perspectiva mientras me levantas a nuevas alturas por medio de tu corriente ascendente de gracia

Bryan Jarrett

Bryan Jarrett

Pastor Principal